24/2/16

Flor de luna (6b/290m) - Ponoig

13 de Febrero de 2016

Esta era la cuarta vez que iba al Ponoig, aunque para ser sincero, las veces anteriores no es que hubiera escalado mucho por la zona. La primera fue por el año 2007 cuando vinimos a hacer la ferrata. Más tarde vendría en 2010 con Quico a hacer Gorilas en la roca, una línea deportiva que, debido a su dificultad, no llegué a disfrutar demasiado. Ese mismo año volvimos de nuevo a intentar escalar la Valencianos y la lluvia nos obligó a bajar de mitad pared.  Después de todas estas intentonas donde no sentí la satisfacción que uno saborea cuando acaba de escalar, volví con Gabi en busca de una escalada de plasier (que no del límite...)

Año 2007
Para ello elegimos Flor de Luna, una vía sencilla (6b) comparada con sus vecinas y relativamente corta (290m) para ir tomando contacto con este entorno y ser capaces, en un futuro cercano, ir tachando la enorme lista de pendientes...



Tras pasar una noche con un viento de mil demonios, nos despertamos y desayunamos dentro del coche. Con los trastos medio preparados ya de casa, nos vestimos de escaladores y enfilamos por el sendero camino al inicio de la vía, el cual se encuentra unos metros a la izquierda de la ferrata. Tras identificar las iniciales FL en la pared, empezamos el primer largo a las 9:30.

Inicio de la vía
L1 (V/40m) El largo es sencillo, ideal para ir calentando. Tras meter un fisurero y lazar una pequeña sabida, llego al primer parabolt que protege el pasito de V. A partir de aquí vamos ganando altura, primero hacia la derecha a buscar dos puentes de roca y luego hacia la izquierda, dónde encontramos un par de parabolts. El largo no es para nada complicado y en menos de lo esperado estoy recuperando cuerda a Gabi que empieza a escalar.

Gabi en el L1
L2 (IV+/45m) Es el turno de Gabi. Hoy se encuentra con ganas, pues lo de ir metiendo cacharros y afrontar largos completamente limpios de dificultad en torno al V, le hacen que poco a poco vaya cogiendo confianza. Sale de la reunión para afrontar una especie de canal/diedro que lo va protegiendo con algunos friends y fisureros. Los pasos no son complicados pero hay que ir bien concentrado en no coger ningún bloque que pueda estar suelto.

Metiendo los primeros seguros del L2
L3 (6b/45m) He aquí con el largo más complicado de la vía. A mi personalmente, estos son los largos que afronto con más confianza, dejando los miedos atrás. Pues resulta que cuando el grado aprieta siempre hay algo donde chapar y tener la confianza de ese clavo o parabolt que te va salvar de un buen vuelo o una caída peligrosa. Salimos en recto por una placa de V que está protegida con un clavo. La cosa sigue en torno al V por una especie de espolón que está limpio y con algunos bloques que se mueven. El caso es que me pongo un poco nervioso, pues el último seguro queda bastante lejos y lo que pueda meter aquí no tiene pinta de ser 100% fiable. Cierro los ojos, dos respiraciones profundas, a subir pies y a salir de aquí...

Empezando el L3
Sigo navegando por el largo, dejo a mi mano izquierda la reunión de la vía Titanic y afronto la travesía de 6b hacia derechas. Por suerte dos clavos protegen el paso, siendo acerable sin problemas. Salgo airoso, un friend (0.75) a la salida y la última travesía hacia derecha en busca de la reunión. Hago sonar el silbato avisando a Gabi que puede salir del andén en busca del próximo tren.


Gabi a punto de entrar en el paso duro de la vía. 6b
L4 (V/40m) De nuevo turno de Gabi, largo de V y casi limpio de seguros. Sale de la reunión casi andando hacia la derecha en busca de un puente de roca. Una vez asegurado el paso, se monta en el espolón y empieza a subir. Pronto lo pierdo de vista. Pasos de IV+ con algún V por un espolón con roca bastante buena.

Salida del L4
R3. Un parabolt y dos clavos
L5 (6a+/40m) Salimos de la reunión para afrontar un muro vertical donde están las dificultades del largo. Como siempre, cuando el grado sube de 6a, encontramos clavos, puentes de roca haciendo de la escalada segura y en la que nos permite escalar en libre sin grandes preocupaciones. Una vez superado el muro de unos 8 metros, hay que ir intuyendo el largo. En los siguientes 30 metros solo encontramos un clavo y hay que ir fijándose en la mancha blanca de la R6. Vamos escalando con tendencia a derechas hasta que conseguimos dejar la mancha blanca del desprendimiento a nuestros pies y montamos reunión un poco incómoda sobre dos parabolts.

Día frio y con un aire de mil demonios. Al fondo, el Peñón de Ifach
L6 (6a/20m) Gabi pasa con un rayo por la reunión a petición expresa mía, pues la comodidad brilla por su ausencia. Largo de transición, una travesía a izquierdas sobre piedra suelta donde hay que ir con ojo donde ponemos pies y manos. Una vez se termina la travesía, encararse a un pequeño diedro (6a) protegido por unos clavos. Paso difícil si eres bajito. Para altos, no hay problema

L7 (V/50m) Salimos por el último largo de la Rolling Stones. Dificultad en torno al V donde de nuevo hay que ir intuyendo la línea que va con tendencia hacia la derecha. Nada más salir pasamos por debajo del árbol que hay justo arriba de la reunión. Un poco más arriba encontramos un bloque empotrado. En lugar de escalarlo en recto, ir por la izquierda, y una vez superado, nos vamos de nuevo hacia la derecha. Puente de roca, y dos clavos nos protegen el último paso de salida.

Salida del último largo que se protege bien con un friend
Últimos pasos antes de acabar la vía
Salida de la vía
Una vez arriba, muy contentos con el horario que hemos hecho (4h30min) comemos algo y nos dirigimos hacia los rápeles (flecha blanca). Unimos las dos cuerdas de 60m y de una sola tirada llegamos a tierra firme.

Las nubes juegan en el cielo. Por suerte el tiempo nos ha respetado
Croquis:

Libro: PONOTX,GUÍA ESCALADA de Manuel Bernabéu

Luichy

9/2/16

El río que nos lleva (6b/Ae / 190m) - Los Calpes, Bco La Maimona, Montanejos

16 de Enero de 2016

El río que nos lleva, esa sociedad que consume sin saber porque, ese modo de vida que se reduce a jugar cuando eres niño, estudiar en la época adolescente, ir a la universidad cuando acabas el instituto, y al salir, no se te olvide casarte, tener un trabajo, comprar una casa y acto seguido crear una familia... Ese río, esa corriente que nos ahoga, que no nos deja disfrutar de las cosas simples de la vida, de abrir las alas y echar a volar...




¿Y si en lugar de seguir el cauce del río nos fuéramos por alguno de sus afluentes? De buscar la hospitalidad de la gente, creer más que con poco se puede vivir, que no hace falta tanto como quieren vendernos... Qué cuando echas abajo los prejuicios, sales de tu mundo, de esas cuatro paredes que no te permiten ver más allá, te das cuenta que todo es mucho más simple. Que una sonrisa de un extraño vale mucho más que todas esas posesiones materiales que tenemos. ¿Qué tal si nos quedamos con lo básico e intentamos ir a contracorriente? ¿Qué tal si cogemos el camino diferente? Por muy difícil que parezca no lo es. 





Todo empieza con una decisión, con un primer paso. Una vez fuera de la corriente principal, verás cuantos caminos se abren al frente. De donde pensaste que no había una posibilidad salió una de las mejores experiencias laborales de tu vida. Esa persona que nunca hablarías con ella, va y resulta que a 15000km de tu casa, cuando necesitas compañía, entablas conversación y se vuelve una de tus mejores amistades, por encima de muchas de las que pensabas que eran las mejores. Habrán momentos en los que las aguas vengan con fuertes corrientes, en la que haya que sortear más de un obstáculo con alguna posibilidad de caer más de una vez. Para ello están esos amigos que siempre tuviste, la familia y el coraje que has ganado a lo largo de tus pasos que te ayudará a levantarte, a seguir remando contracorriente para alejarte de ese río que la sociedad quiere que estés. 





Que no te engañen, piensa en tu vida, piensa en lo que quieres hacer con ella, pues solo tienes una y nadie, absolutamente nadie, tiene el derecho a decidir por ti. No te dejes llevar por el río, sigue tu camino aunque se desvíe del de los demás. Coge tu barca y rema en la dirección que hayas escogido, rema fuerte porque para salir, al principio cuesta mucho, te caerás más de una vez, pero ten por seguro que será para conseguir aquello que siempre anhelaste, será para llegar a ser realmente quien quieres ser.




Info de la vía con croquis y descripción en Elevarte